English | Español

Normas de Seguridad

El hecho de que los límites de dosis no se apliquen a los pacientes ha llevado en ocasiones a creer erróneamente que no existen requisitos para la protección del paciente.Las Normas Básicas Internacionales de Seguridad (BSS) contienen requisitos de protección para las exposiciones médicas y un apéndice que proporciona todos los detalles.

1. ¿Por qué tener un sistema internacional de protección radiológica?

Al abordar las cuestiones relacionadas con la protección radiológica, se pueden producir las siguientes situaciones:

  • En algunos países se requiere prescripción médica para realizar exposiciones con fines diagnósticos, mientras que otros países no.
  • En algunos países se permite el cribado sanitario por tomografía computada de cuerpo entero, mientras que en otros países no.
  • En algunos países el límite de dosis para la protección ocupacional es de 20 mSv/año, mientras que otros países es de 50 mSv/año, etc.
  • En algunos países, existe una presión para imponer límites de dosis para los pacientes sometidos a exámenes médicos, mientras que en otros no hay límites de dosis para los pacientes.
  • En algunos países, los pacientes que han recibido tratamiento con radiofármacos en forma de fuentes no selladas son enviados a casa después de unas pocas horas, mientras que en otros países se mantiene a los pacientes en el hospital.
  • En algunos países, aquellas personas que trabajan con radiaciones disfrutan de ciertos privilegios, mientras que en otros países no se permiten privilegios en sustitución de las medidas de protección radiológica.

Tales situaciones ponen de manifiesto la necesidad de disponer de normas internacionales creíbles basadas en consenso a escala mundial.

Inicio de página

2. ¿Cómo se han alcanzado las normas internacionales de protección radiológica?

Las Normas Internacionales son un conjunto de requisitos obligatorios acordados por consenso en todo el mundo, basadas en el conocimiento de los efectos biológicos de la radiación y en los principios de protección contra los efectos indeseados de la misma [1], es decir:

  • Efectos de la radiación: las Normas se basan en la información procedente de un amplio trabajo de investigación y desarrollo realizado por organizaciones científicas y de ingeniería, a escala nacional e internacional, acerca de los efectos de la radiación en la salud y las técnicas para diseñan y manejar las fuentes de radiación de manera segura. También se basan en la experiencia de muchos países en el uso de las técnicas de radiación y nucleares. El Comité Científico sobre los Efectos de las Radiaciones Atómicas de Naciones Unidas (UNSCEAR), un organismo creado por las Naciones Unidas en 1955, recopila, evalúa y difunde información sobre los efectos de la radiación en la salud y los niveles de exposición a la radiación procedentes de las diversas fuentes.

  • Principios de protección: Los principios de protección se obtienen a partir de las recomendaciones dadas por la Comisión Internacional de Protección Radiológica (ICRP). La ICRP proporciona recomendaciones en una serie de informes sobre las aplicaciones médicas específicas.

  • Normas Básicas Internacionales de Seguridad Radiológica: A partir del conocimiento sobre los efectos de la radiación y de los principios de protección radiológica, se alcanza el consenso mundial (los Estados Miembros de las Naciones Unidas y otras Organizaciones Internacionales) y se acuerdan los requisitos para las Normas.

Las Normas establecen requisitos a cumplir por las personas autorizadas a llevar a cabo las prácticas que implican el uso de radiación, y se basan en el supuesto de que existe una infraestructura nacional que permite a los gobiernos cumplir con sus responsabilidades de protección y seguridad. Es este aspecto el que, implícitamente, hace necesario que los requisitos internacionales sean establecidos sólo por las organizaciones con estatus oficial para establecer dichos requisitos. ¿Qué organizaciones se ajustan a este perfil? El estatus oficial le corresponde a las organizaciones internacionales de la familia de las Naciones Unidas. El OIEA está expresamente autorizado por sus Estados miembros, en los términos de su Estatuto, para establecer normas de seguridad para la protección de la salud y la reducción al mínimo del riesgo para la vida, en colaboración con los órganos competentes de las Naciones Unidas y los organismos especializados, y para facilitar la aplicación de estas normas. Las organizaciones profesionales pueden, sin embargo, colaborar y proporcionar asesoramiento durante el proceso de establecimiento y aplicación de las Normas.

Las Normas se han desarrollado con el objetivo específico de establecer los requisitos de protección contra los riesgos asociados con la exposición a la radiación ionizante. Tales requisitos tienen la vigencia que se deriva de las disposiciones estatutarias de los Organismos patrocinadores así como en el alcance contenido en dichas disposiciones.

Las Normas Básicas Internacionales de Seguridad para la Protección contra la Radiación Ionizante y para la Seguridad de las Fuentes de Radiación (BSS) actuales se publicaron en 1996. Están patrocinadas conjuntamente por la FAO, la OIT, la OCDE / NEA, la OPS, la OMS, además del OIEA.  

Inicio de página

Nota

[1] En la aplicación médica terapéutica de la radiación, algunos de los efectos son deseados, tales como los producidos en el volumen de tratamiento, los cuales son el objetivo de la radioterapia.



Social Media

 
Copyright © 2013 International Atomic Energy Agency, Vienna International Centre, PO Box 100, 1400 Vienna, Austria