English | Español

Mamografía (radiografía de la mama)

Técnica de mamografía y dosis de radiación

La mamografía puede utilizarse para diagnosticar enfermedades o para realizar cribados a pacientes asintomáticas.

La mamografía es un método de obtención de imagen muy eficaz para detectar, diagnosticar y orientar el tratamiento de una gran variedad de enfermedades de la mama, especialmente el cáncer. En esta especialidad es necesario prestar especial atención al control de la dosis de radiación al paciente y a la reducción de los riesgos. Esta necesidad viene dada por una combinación de dos elementos. En primer lugar, el tejido mamario presenta una sensibilidad relativamente alta a algunos de los efectos adversos de la radiación, y en segundo lugar, para obtener la calidad de imagen que se necesita en mamografía, hay que dar una exposición de radiación mayor que en otros tipos de estudios radiológicos. Esto se debe a que la mama está compuesta de tejido blando (sin huesos ni aire) y posee por ello un contraste muy bajo. Por lo tanto, se necesita una mayor cantidad de radiación para obtener imágenes con buena visibilidad tanto de la anatomía normal de la mama como de los indicios de patología.

El objetivo de la mamografía es obtener imágenes que aporten la máxima visibilidad de la anatomía la mama y de los signos de enfermedad sin someter a la paciente a una exposición innecesaria a la radiación.

Técnica

Dosis de radiación

1. ¿Por qué se realizan las mamografías con equipos de imagen específicos para la mama?

El cáncer de mama es muy difícil de detectar en sus estadios iniciales porque su aspecto es muy similar al del tejido mamario sano. Por lo tanto es necesario resaltar las diferencias entre el tejido canceroso y el tejido normal, y para conseguirlo deberemos utilizar rayos X de más baja energía. Esto sólo se puede conseguir con equipos de rayos X especialmente diseñados para mamografía.

Inicio de página

2. ¿Se necesita una combinación especial de películas y pantallas intensificadoras para la mamografía?

Sí. Las pantallas intensificadoras utilizadas en mamografía están especialmente diseñadas para obtener imágenes con muy poca borrosidad y buena visibilidad de los objetos y estructuras de pequeño tamaño, en especial las microcalcificaciones. Para poder detectar pequeñas variaciones (de atenuación y de tamaño) en el tejido mamario, es necesario disponer de una combinación de película y pantalla que permita detectar diferencias muy pequeñas a bajas dosis.

Inicio de página

3. ¿Se pueden revelar las mamografías en una reveladora común?

Los mejores resultados en mamografía convencional (no digital) se obtienen con reveladoras específicas dedicadas para mamografía y debidamente ajustadas. Se pueden utilizar reveladoras normales, pero la calidad de las mamografías obtenidas podría no ser la idónea. Independientemente del tipo de reveladora que se utilice, es de vital importancia que ésta esté sometida a rigurosos controles de calidad para asegurar un revelado óptimo en todo momento.

Inicio de página

4. ¿Por qué se necesita una mayor exposición a los rayos X en mamografía que en otras técnicas radiográficas, tales como la radiografía de tórax?

La respuesta rápida es que se debe a la exigencia de información que la imagen ha de aportar. La explicación es que en todas las modalidades de imagen por rayos X siempre hay un equilibrio entre la información que aporta la imagen (la visibilidad de los indicios de enfermedad) y la dosis absorbida por el paciente. En mamografía, especialmente para la detección precoz del cáncer, que es lo que permite un tratamiento más eficaz de la enfermedad, se necesita obtener imágenes con una alta sensibilidad de contraste, alta resolución, y bajo nivel de ruido. Cada una de estas características demanda una exposición relativamente alta a los rayos X. Dado que tanto el tejido normal de la mama como los indicios comunes de cáncer son tejidos blandos, con muy poca diferencia de densidad o muy poco contraste, es necesario utilizar haces de rayos X con poca penetración para obtener buena visibilidad en las imágenes. Esto da lugar a una mayor exposición. Además, otro signo valioso del cáncer incipiente lo constituyen las microcalcificaciones. Los sistemas de captación de imagen necesarios para visibilizarlas correctamente exigen una mayor exposición que los sistemas de captación de imagen de otras técnicas radiográficas.

Inicio de página

5. ¿Se puede utilizar la mamografía digital, y aporta ésta alguna ventaja adicional?

Sí. La imagen digital está reemplazando a la imagen convencional en general, y lo mismo sucede en mamografía. La información está rápidamente disponible en pantalla de ordenador para diagnosticar, se la puede transmitir vía electrónica a otros médicos y también se pueden imprimir las imágenes en película si fuera necesario. Almacenar las imágenes es más fácil y requiere menos espacio. La imagen digital también puede contribuir a reducir la dosis a las pacientes, ya que se puede reducir el número de estudios repetidos. Los equipos digitales son más ergonómicos, lo que facilita su manejo a los operadores. Sin embargo, también permiten que se tomen imágenes de una calidad mayor que la necesaria, como se ha visto en otras muchas técnicas de imagen digital, y esto puede hacer que se incremente la dosis a la paciente sin aportar información adicional para el diagnóstico. La imagen digital no necesita revelado, lo cual reduce el impacto medioambiental ya que no se generan residuos químicos. Ver más detalles aquí »

Inicio de página

6.¿Deberíamos ajustar nuestras técnicas de mamografía para obtener las imágenes con la dosis de radiación más baja posible para la paciente?

No. Si bien podemos seleccionar los dispositivos receptores de la imagen (películas, pantallas intensificadoras) y los parámetros técnicos para que nos proporcionen imágenes con exposiciones a los rayos X muy bajas, las imágenes obtenidas tendrían una calidad también muy baja y no aportarían los resultados necesarios para el diagnóstico. Lo correcto es optimizar cada estudio seleccionando el equipo de mamografía y los parámetros de imagen más adecuados para obtener la información y la calidad de imagen que se necesitan, con la menor exposición posible de la paciente a la radiación.

Inicio de página

7. ¿Qué factores determinan la dosis de radiación que reciben mis pacientes en mamografía?

Mammography

La dosis a la mama de una paciente viene determinada por una combinación de tres factores: (i) las características del equipo utilizado, (ii) los parámetros técnicos seleccionados para el examen, y (iii) el tamaño y la densidad de la mama de la paciente. Normalmente el haz de radiación de cada equipo de mamografía está calibrado de manera que administre una dosis absorbida específica y conocida a una mama de referencia (de tamaño medio) al radiografiarla con unos parámetros técnicos específicos. En estas condiciones de referencia, los principales factores que determinan la dosis son la sensibilidad de los receptores de imagen (la combinación de película y pantalla, las características de los receptores de imagen digitales), y el ajuste del control automático de exposición (AEC) para obtener una determinada densidad de la película. Generalmente, para una determinada densidad óptica, la dosis aumenta al aumentar el tamaño y la densidad de la mama. En cuanto a los aspectos técnicos, los factores que más influyen en la dosis son la selección del valor de kV (dentro de un intervalo típico de 24 kV a 32kV) y la combinación de ánodo y filtro. Para aumentar el contraste de la imagen se utilizan valores de kV más bajos, pero esto no proporciona la suficiente penetración a través de un tejido mamario muy denso o muy grueso, en cuyo caso es necesario utilizar valores de kV más altos. Si se reduce el valor de kV en un determinado examen, esto obliga a incrementar el valor de mAs para obtener la exposición necesaria al receptor de imagen. La combinación de la reducción de kV y el incremento de mAs da lugar a dosis más altas. Generalmente la dosis aumenta al aumentar el tamaño y la densidad de la mama, debido a que se necesita una mayor cantidad de radiación para penetrar el tejido mamario y exponer al receptor de imagen.

Inicio de página

8. ¿Qué magnitud se utiliza en mamografía para expresar la exposición de las pacientes a la radiación?

Generalmente se utiliza la dosis glandular media (DGM). Esta utilización proviene de asumir que la parte más sensible a los efectos de la radiación es el tejido glandular de la mama, y no el tejido adiposo ni la grasa. La DGM se define como la dosis media en el tejido glandular de la mama. A la DGM se la considera una magnitud adecuada para el estudio comparativo de los riesgos en diferentes estudios de mamografía.

Inicio de página

9. ¿Se puede medir la dosis glandular media a la mama de mi paciente al realizar la mamografía?

Determination of mean glandular dose

La DGM no se puede medir directamente, ya que se absorbe en el interior de la mama. Se puede estimar la DGM para una paciente en concreto a partir del rendimiento del tubo de rayos X, el cual se puede medir directamente, y de los parámetros de exposición utilizados obtener la imagen de dicha paciente. Normalmente esta estimación la realizan los físicos. Sin embargo, la composición exacta de la mama no se conoce y esto también influye en la DGM. Algunos sistemas de mamografía digital calculan automáticamente y muestran el valor de la DGM para cada paciente.

Inicio de página

10. ¿Qué valor de kV es más apropiado en mamografía para reducir la dosis absorbida en la mama?

En realidad ésta no es la pregunta adecuada. Es más apropiado preguntarse qué valor de kV es más adecuado para proporcionar la visibilidad y el contraste de la imagen que se necesitan con la dosis absorbida en mama más baja posible. Se debe dar prioridad a la información que aporta la imagen. El valor de kV adecuado para proporcionar el equilibrio óptimo entre la información contenida en la imagen (la visibilidad de los indicios de cáncer) y la dosis absorbida, depende del tamaño y la densidad de la mama una vez comprimida y generalmente variará entre 24 kV y 32 kV. Si se utiliza un valor de kV demasiado bajo para un determinado tamaño o densidad de la mama, la radiación no penetrará bien y la dosis será más alta de lo necesario. Por el contrario, si el valor de kV es demasiado alto, el contraste de la imagen y, por tanto, la visibilidad, se verán reducidos.

Para garantizar el logro de la calidad de imagen necesaria con la dosis más baja posible, la mamografía debe ser realizada por técnicos altamente cualificados, capaces de evaluar la mama de cada paciente y, a partir de esto seleccionar los valores óptimos de kV y de los demás parámetros de exposición.

Inicio de página

11. ¿Debo informar a mis pacientes de su exposición a la radiación debida a las mamografías?

Hay varios factores a tener en cuenta. En primer lugar, no se conocen las dosis a cada paciente, a menos que se haya realizado un esfuerzo especial para calcularlas a partir de los datos de exposición y los de la calibración del equipo (rendimiento del haz).

Lo que se debería conocer en todos los servicios de mamografía es la dosis absorbida en una mama de referencia de tamaño medio, así como en toda la gama de tamaños de mama que se examinan. Estos datos los determina un físico. El rendimiento del haz se puede medir directamente y la DGM se calcula a partir del rendimiento y de los parámetros de exposición.

Lo que hay que evitar es promover que los pacientes empiecen a “decidir basándose en la dosis", buscando el centro que ofrezca las mamografías con la dosis más baja.

Lo adecuado es facilitar a las pacientes una información preparada por profesionales, que incluya los beneficios y los riesgos de la mamografía.

Inicio de página

12. ¿Es necesaria la compresión de la mama, incluso si la paciente tiene los senos sensibles?

Sí. En todos los casos se debería aplicar, durante unos segundos, una compresión suave pero firme a la mama, mediante un dispositivo de plástico transparente. Es importante comprimir la mama para obtener la imagen más clara con la dosis de radiación más baja posible. La compresión impide que se mueva la mama durante la exposición. Algunas mujeres sienten a la mamografía como incómoda, al igual que la toma de la presión arterial.

Inicio de página



Social Media

 
Copyright © 2013 International Atomic Energy Agency, Vienna International Centre, PO Box 100, 1400 Vienna, Austria