English | Español

Protección de los pacientes

Protección radiológica de los pacientes en la DXA

1. ¿Cuáles son los niveles típicos de dosis en la DXA?

En comparación con otras modalidades radiológicas, es muy escasa la información disponible sobre las dosis para los tipos de equipos de DXA que se utilizan en la actualidad. En un estudio de DXA de columna vertebral y fémur, la dosis efectiva varía desde menos de 1 μSv hasta unos 15 μSv. Con los sistemas de haz en lápiz la dosis es por lo general inferior a 1 μSv, mientras que con los sistemas de haz en abanico los valores se encuentran entre 1 y 10 μSv. En un estudio se estima que la dosis efectiva para un sistema de haz cónico es de unos 18 μSv. Respecto a los equipos de haz en lápiz modernos, datos recientes indican que las dosis en la superficie de entrada están en el rango de 9 a 50 μGy, y en sistemas de haz en abanico estas dosis se encuentran entre 9 y 200 μGy [Larkin et al., 2008; Sheahan et al., 2005; Boudousq et al., 2003; Huda and Morin, 1996; Lewis et al., 1994]. En comparación con esto, la dosis efectiva de una radiografía de tórax se encuentra en el rango de entre 20 y 50 μSv. Para más detalles, por favor vea la pregunta 4 » .

Además, en los informes de UNSCEAR se hallan disponibles cifras históricas. Éstos muestran, por ejemplo, que en absorciometría de fotón único, que casi ha caído en desuso, la dosis de la superficie de entrada eran de 50 μGy y las dosis efectivas, inferiores a 1 μSv. UNSCEAR también estima el intervalo de dosis en superficie de entrada para los sistemas de haz en lápiz en 2-1,400 μGy, con dosis efectivas de 0,1 a 8 μSv, por examen. En los equipos DXA de haz en abanico la dosis es algo mayor (dosis de la superficie de entrada de alrededor de 900 μGy y dosis efectiva de 7-75 μSv). Sin embargo, las cotas superiores de estos intervalos se deben probablemente a un equipo que ya no disfruta de una posición predominante en el mercado y que ahora se utiliza poco. [UNSECAR, 2000].

Inicio de página

2. ¿Influye el diseño de los equipos de DXA en la dosis a los pacientes?

La respuesta es: sí..

La dosis que recibe el paciente a partir de un examen de DXA viene determinada por parámetros que dependen del sistema, tales como el espectro emitido por la fuente, la geometría fuente-detector, la colimación del haz, la filtración del haz, la corriente del tubo y la velocidad de exploración. Estos factores varían considerablemente entre sistemas de diferentes fabricantes. En general, los niveles de dosis son similares en el caso de que la fuente sea un tubo de rayos X en lugar de un radionúclido. La dosis depende también de la precisión de la medición de la BMD, así como de la región explorada. Estas zonas son la columna vertebral, el fémur, la cadera, o el cuerpo entero. Los últimos modelos de equipos de DXA con haz en abanico proporcionan imágenes con una mejor calidad, próxima a la calidad de las imágenes de radiodiagnóstico. Sin embargo, esto se traduce en un aumento de la dosis al paciente. Los sistemas de haz en lápiz dan dosis más bajas que los sistemas de haz en abanico. Hasta el momento no existen muchos estudios sobre los sistemas de haz cónico y de arco en C, pero los informes iniciales indican que las dosis son superiores a las de los sistemas estándar de haz en abanico [Larkin et al., 2008; Boudousq et al., 2003].

Inicio de página

3. En cuanto a las dosis a los pacientes, ¿cuál es la diferencia entre la DXA y las estimaciones de BMD por Tomografía Cuantitativa Computada (QCT)?

La típica dosis efectiva al paciente a partir de un examen de QCT de energía doble es de 50 a 100 μSv [Wilson, 2003]

Por lo tanto la dosis efectiva de la QCT de energía doble es mayor que la de la DXA. La de la QCT depende de los parámetros de exposición tales como kVp, mAs, del grosor de corte, del número y espaciamiento de los cortes, del tamaño del paciente, de la geometría fuente de rayos X / detector de imagen, de la colimación y de la calibración del detector. Por lo tanto la dosis es específica del equipo y de la técnica.

El tema de la dosis en la QCT es objeto debate en la literatura. En muchos casos se muestra la dosis en piel en lugar de la dosis efectiva, lo que representa una dificultad. Los estudios muestran que si se toma una única imagen de DXA, la dosis puede ser menor, pero habitualmente se toman también imágenes de localización. Esto hace aumentar la dosis en la DXA y altera la comparación. La conclusión es que entre un examen de DXA y uno de QCT, realizados ambos con la tecnología actual y con unos criterios razonables, la dosis de la DXA es más baja. Sin embargo en ambas modalidades la dosis depende de los datos técnicos empleados. Además la tecnología evoluciona rápidamente en ambas. Estos factores, obviamente, pueden alterar la relación. Por último, en la actualidad, la DXA se recomienda como el método de referencia a pesar de algunas deficiencias de esta técnica que son bien conocidas [de la OMS, 2002 y 2003].

Inicio de página

4. En cuanto a las dosis a los pacientes, ¿cuál es la diferencia entre la DXA y la radiación del fondo natural y las de los exámenes radiológicos convencionales?

Los escasos datos disponibles confirman que las dosis a los pacientes en la DXA son bajas. Incluso con la tecnología de haz en abanico, cuyas dosis son mayores, también son bajas. Las dosis de los exámenes de DXA equivalen a la exposición de unos pocos días a la radiación del fondo natural, y son en general similares o más bajas que la dosis de una radiografía simple de tórax.

La dosis efectiva que recibimos de la radiación del fondo natural en un día es de unos 10 μSv. Para un examen DXA típico usando la tecnología disponible en la última década, la dosis al paciente será similar o incluso menor que la de un día del fondo (especialmente en el caso de los equipos de haz en lápiz). La dosis de una radiografía de tórax por lo general se encuentra en el rango de los 20 a los 50 μSv. Las dosis de la mayoría de los sistemas de DXA son inferiores a las de las radiografías de tórax, aunque algunos sistemas de haz en abanico o de haz cónico se aproximan a dichos valores.

Inicio de página

5. ¿Deberían los pacientes utilizar dispositivos de protección en una exploración de DXA?

La respuesta corta es: NO.

No hay nada que indique que haya que utilizar dispositivos de protección para la DXA. Estos dispositivos no protegen contra la dispersión interna, que es la principal fuente de radiación a los órganos que se encuentran fuera del área de interés clínico. No obstante, al igual que en la radiografía dental, si un paciente desea hacer uso de un dispositivo de protección, incluso después de habérsele aconsejado lo contrario, lo más prudente es tratar de adaptarse a su deseo. Esto es particularmente válido en el caso de estudios de cribado o en los que no hay indicación médica directa.

Inicio de página

6. En muchos casos las mujeres informadas sobre el riesgo de osteoporosis demandan exploraciones de BMD como medida preventiva. ¿Es aceptable realizar a los pacientes un estudio de DXA sin prescripción escrita de un médico?

La pregunta importante es si la exploración está justificada desde el punto de vista médico. El sistema de protección radiológica para las exposiciones médicas se basa en la justificación de dichas exposiciones según el beneficio neto que pueden proporcionar a los pacientes. [ BSS; EU]. Esta justificación es un requisito para eximir legalmente a las exposiciones médicas de los límites de dosis. Por tanto, la respuesta a la pregunta planteada es: sí. La exploración se puede realizar, siempre y cuando la exposición esté justificada y aporte un beneficio neto para el individuo. Sin embargo, es difícil demostrar que un examen está justificado sin la prescripción de un médico en la que se expresen las razones para realizar la exploración [de la UE, 2000].
En algunas clínicas se utilizan protocolos relativamente simples para determinar si el examen está justificado o no. En algunos países se han definido las responsabilidades legales con respecto a la justificación médica de los exámenes con rayos X. Así, por ejemplo en la Unión Europea, quien tiene la responsabilidad legal de asegurar que los beneficios superan los riesgos para cada paciente, es el responsable del protocolo de examen y de asegurar que éste se aplique correctamente, conjuntamente con la persona encargada del servicio de DXA [97/43 EURATOM].

Una preocupación importante respecto a la DXA es que es posible que las exploraciones no siempre estén justificadas desde un punto de vista médico. Es posible que se hagan por muchas razones, entre las que se incluyen las siguientes: una comprensión errónea de su contribución al tratamiento de la osteoporosis, el no haber justificado formalmente los programas de cribado sanitario; razones médico-legales; motivos relacionados con los seguros, con el rendimiento deportivo, con lesiones deportivas, con la medicina deportiva y con los contratos deportivos, repeticiones innecesarias de exámenes, o motivos económicos asociados con la práctica en cuestión. Dadas las circunstancias, se debería considerar cuidadosamente la posibilidad de establecer protocolos de solicitud de examen. Para más información sobre la justificación de las exposiciones en el cribado masivo de la población, ver [BSS II.7].

Inicio de página

7. ¿Hay un límite en el número de exploraciones de DXA que se pueden realizar a una persona?

La respuesta breve es: no, siempre que cada exploración esté justificada individualmente desde un punto de vista médico.

No hay límite al número de exploraciones que se pueden realizar, ya que no hay límites de dosis en el caso de las exposiciones médicas. En cambio, debe aplicárseles la justificación en términos de riesgo y beneficios la exposición de cada paciente a la radiación y para cada exploración. El riesgo aumenta con el número de exploraciones. Si el caso requiere que se repitan exámenes, el proceso de justificación debe demostrar que los beneficios superan a los riesgos del total de exámenes solicitados. Además, hay que tener en cuenta que la DXA no tiene sensibilidad suficiente para detectar los cambios de densidad ósea, generalmente pequeños, que se producen en un tiempo corto. Los verdaderos problemas en este campo se presentan cuando no existe una justificación estrictamente médica en cada caso individual. Esto puede ocurrir en los programas de cribado no aprobados, en las clínicas deportivas o en los casos de autoprescripción. En tales circunstancias, se debe prestar especial atención a los protocolos de justificación.

Inicio de página

8. ¿Está justificada la DXA en niños?

Aunque los niveles de dosis en la DXA son bajos, se deben observar los principios de buena práctica. Por lo tanto, antes de realizar una DXA a un niño, se debe considerar el uso de métodos alternativos que no utilicen radiación ionizante para determinar la densidad mineral ósea (como, por ejemplo, el ultrasonido cuantitativo o QUS). Si esto se ha tenido en cuenta, y los beneficios superan a los riesgos, puede estar justificada la realización de una DXA a un niño.

Inicio de página

9. ¿Debe indicarse a una paciente que interrumpa temporalmente la lactancia después de someterse a una DXA?

La respuesta breve es: No.

La paciente puede amamantar con normalidad tras someterse a una DXA. Una vez que la exploración de DXA ha finalizado la paciente deja de estar expuesta a la radiación, y no representa un riesgo para otras personas.

Inicio de página

10. ¿Es aceptable realizar una DXA a un paciente como parte de un estudio de investigación?

La política sobre la irradiación de los individuos como parte de estudios de investigación ha sido ampliamente desarrollada por la OMS y, más recientemente, la Unión Europea ha elaborado guías útiles [EU, 1998]. En la práctica, esta cuestión debería evaluarla un comité de ética local que examine los posibles beneficios de la investigación y determine si éstos son mayores que los riesgos para las personas. El comité de ética exigirá que todos los riesgos, incluyendo los inherentes a la radiación, se expliquen claramente al paciente o voluntario antes del examen y que éstos den su consentimiento al mismo tras haber sido informados. En cualquier caso, la justificación es esencial. Los criterios para la justificación serán diferentes para los pacientes que para los voluntarios.

Inicio de página

Referencias


Social Media

 
Copyright © 2013 International Atomic Energy Agency, Vienna International Centre, PO Box 100, 1400 Vienna, Austria