English | Español

La protección radiológica en la DXA y el embarazo

El embarazo y la protección radiológica en la DXA

1. ¿Se puede realizar una DXA a una mujer embarazada?

Los riesgos adicionales para el feto y para la madre (ver más abajo) son bajos pero no nulos. Por lo tanto, la política a seguir debería basarse en la de los exámenes radiológicos de las mujeres en edad fértil establecidos localmente. Es importante resaltar que en el momento de justificar el examen se debe tener en cuenta la presencia del feto y el riesgo para el mismo. Los beneficios clínicos obtenidos de la DXA deben superar claramente a los riesgos, y, tal vez más importante, al miedo psicológico a los riesgos de la radiación. No existe una respuesta única, por lo que se debe llevar a cabo el proceso de justificación para cada paciente individualmente. Se debería considerar la posibilidad de posponer el examen, dado que éste rara vez es urgente. Se debe también evaluar la posibilidad de obtener la información utilizando métodos alternativos, que no impliquen el uso de radiación ionizante. En determinados exámenes, como por ejemplo la DXA de columna lumbar, cabe la posibilidad de que el feto se superponga al área de interés e introduzca errores que puedan falsear la medida. En esta situación, poco o ningún beneficio se puede obtener de la exploración y por lo tanto ésta no estaría justificada. Finalmente, en el embarazo se debería considerar la opción de realizar una DXA del talón.

Inicio de página

2. ¿Cómo se debería actuar ante un posible embarazo al realiza una medición de la densidad mineral ósea por DXA?

En el caso de que una mujer reciba una exposición a la radiación durante el embarazo de forma inadvertida, debería recibir asesoramiento de un experto en la materia. Las dosis y los riesgos implicados son en general muy bajos, lo suficientemente pequeños como para que no se plantee una posible interrupción del embarazo. Es importante establecer el estado de embarazo de una mujer en edad fértil antes del examen, de modo que en el proceso de justificación se incluyan las oportunas consideraciones acerca de los riesgos para el feto. Para ampliar la información acerca del embarazo, se encuentran más, detalles aquí ».

Inicio de página

3. ¿Cuáles son las dosis típicas al feto en una DXA?

Hasta el momento no existen informes de las dosis al feto procedentes de los sistemas de DXA de última generación. Sin embargo, estas dosis serán sin duda más bajas que la dosis en superficie de entrada (ESD) de la madre. En cualquier caso, la dosis dependerá de la tecnología utilizada y de los parámetros técnicos del examen. Sin embargo, estas dosis están en general muy por debajo de 1 mGy, que es el límite de dosis al feto. Si el útero se encuentra fuera del área irradiada, la dosis al feto se mantendrá por debajo de este valor, mientras que si el útero se encuentra dentro de la zona irradiada, la dosis al feto se estima que sea alrededor de la mitad de la ESD de la madre.

Inicio de página

4. ¿Cuáles son los riesgos para el feto si se realiza una DXA a mujer embarazada?

Si se ha realizado la exploración de DXA, la dosis estimada al feto es demasiado baja como para producir efectos tales como la malformación de órganos o una pérdida significativa de cociente intelectual [ICRP 84]. Esta dosis es baja en comparación con las de los exámenes radiográficos convencionales de la zona abdominal de la madre. Todas las dosis de radiación conllevan un riesgo finito de inducción de cáncer o de trastornos genéticos en el feto. Las dosis de la DXA son tan bajas que estos riesgos son pequeños en comparación con la incidencia natural de dichas alteraciones. Para ver más detalles ».

Inicio de página

5. ¿Pueden las empleadas embarazadas seguir trabajando en una sala de exploración de DXA?

Véase la pregunta 7 en la sección de Protección Radiológica del Personal.

Inicio de página

Referencias


Social Media

 
Copyright © 2013 International Atomic Energy Agency, Vienna International Centre, PO Box 100, 1400 Vienna, Austria