English | Español

Urología

Protección Radiológica en Urología

External Beam Radiotherapy

Durante un siglo los rayos X se han venido utilizando como método de diagnóstico de enfermedades renales y del tracto urinario, visualizando el mismo para resaltar un cálculo renal o un tumor que podrían obstruir el flujo de orina. Hace tan sólo dos décadas los urólogos comenzaron a utilizar la fluoroscopia de rayos X en sus salas de operación. Después llegó la litotricia y ahora es la tomografía computada (CT) la que se está empleando de manera creciente. La CT es el método de imaginología más sensible y específico para la urolitiasis. El aumento de la exactitud diagnóstica con la nueva generación de equipos de CT, junto con la rapidez y comodidad para los pacientes han convertido a la CT en una herramienta muy útil para el seguimiento de los pacientes con cáncer (tales como el cáncer de testículos) y hay casos en los que un paciente puede llegar a someterse a más de 10 exploraciones de CT a lo largo de un tiempo de seguimiento de 5 años. Otros exámenes urológicos como la pielografía intravenosa (IVP) o la urografía intravenosa (IVU) también se realizan generalmente con equipos de rayos X. En estos tipos de exámenes no necesariamente participan los urólogos. Sin embargo, hay participación activa de los urólogos en el uso de instalaciones radiológicas en cistografía, pielografía retrógrada o cistouretrografía de micción (VCUG), estudios en los que es necesario administrar una sustancia de contraste directamente en el sistema urinario. En otras intervenciones, tales como la nefrolitotomía percutánea (PCNL), la nefrostomía, la colocación de prótesis (stent), la extracción de cálculos y la ablación de tumores se necesita utilizar equipos de fluoroscopia en el quirófano.

Debido a la creciente utilización de la radiación en exámenes urológicos, también adquiere importancia la protección radiológica de los pacientes. Este uso creciente impone la necesidad de adoptar medidas para gestionar la dosis en todos los exámenes radiológicos, sin comprometer la calidad de imagen ni los resultados clínicos. Además, es necesario reducir el número de exploraciones de CT de seguimiento. Si no se aplican adecuadamente los principios y los medios de protección radiológica, el personal podría recibir exposiciones elevadas en las salas de fluoroscopia.

Esta página Web contiene secciones que se refieren a aspectos más específicos de la protección radiológica en fluoroscopia, tomografía computada y las magnitudes y unidades de radiación.

Protección de los Pacientes

Protección del Personal

1. ¿Cuáles son las fuentes de exposición de los pacientes en los estudios por imagen en urología?

Entre los estudios radiológicos de urología se pueden incluir la CT abdominopélvica, la fluoroscopia para visualizar y localizar problemas urológicos, las radiografías renales, de uréteres y de vejiga (KUB), la urografía de excreción (pielografía intravenosa o IVP) y uretrografía retrógrada (cistouretrografía de micción o MCU). Estos procedimientos implican la exposición a la radiación ionizante (rayos X), al contrario que la ecografía y la resonancia magnética (MRI). Esta página Web trata sobre la exposición a la radiación ionizante.

Inicio de página

2. ¿Cuáles son las dosis típicas de algunos exámenes urológicos?

En el cuadro 1 se muestran los valores típicos de dosis efectiva:

Cuadro 1. Dosis típicas en los exámenes urológicos

Examen Dosis efectiva media (mSv)
Radiografía abdominal (AP) 0.7 [1]
Urografía intravenosa (6 radiografías) 2.5 [1]
Cistouretrografía de micción 1.2 [2]
Cistografía 1.8 [2]
Litotricia 1.3 [2]
Nefrostomía 3.4 [2]
Nefrolitotomía percutánea (PCNL) 4.5 [3]
Implantación de prótesis (stent) en uretra 4.7 [2]
CT abdominal 10 [1]
Angiografía renal 2 to 30 [4,5]
Inserción de un stent renal 12.7 [2]


Inicio de página

3. ¿Cuánta dosis recibe el paciente en los exámenes de seguimiento de un episodio agudo de cálculos renales?

Los estudios de episodios agudos de cálculos renales, en algunos casos, implican una serie de exámenes radiológicos entre los que se pueden incluir una o dos radiografías convencionales de riñón, uréter y vejiga (KUB), uno o dos exámenes de CT abdominal, y una IVP durante el primer año de seguimiento. La dosis efectiva total procedente de estos estudios se puede encontrar entre 20 y 40 mSv.

Inicio de página

4. ¿Se puede reducir la dosis al paciente en urología?

Sí. Existen varios métodos recomendados para reducir la dosis a los pacientes en los procedimientos radiológicos de urología. También se dispone de varios métodos de optimización en radiografía, fluoroscopia y tomografía computada. La experiencia demuestra que aplicando las técnicas de optimización, es posible lograr una reducción significativa de la dosis, en algunos casos del orden del 50%, sin comprometer la calidad de la imagen. Evitar exámenes de fluoroscopia o de CT innecesarios puede contribuir a reducir aún más la dosis. Más información »

Inicio de página

5. ¿Existen protocolos específicos para los niños?

Sí. En exploraciones de CT en niños o adultos jóvenes, se recomienda utilizar protocolos pediátricos o protocolos optimizados (parámetros de exposición reducidos en comparación con los protocolos de adultos). Es importante que los niños reciban la mínima exposición posible a la radiación dado que son más radiosensibles que los adultos y tienen una mayor esperanza de vida.

Inicio de página

6. ¿Son altas las dosis que reciben los pacientes en las intervenciones urológicas asistidas por fluoroscopia?

Esto depende de la complejidad de la intervención, la cual determina el tiempo de fluoroscopia y el número de imágenes radiográficas. Normalmente, la dosis de radiación se puede encontrar entre 1 y 5 mSv, pero las intervenciones como la angiografía y la inserción de prótesis (stent) pueden implicar dosis más altas, entre 2 y 30 mSv [Cuadro 1]

Inicio de página

Protección del personal

Fluoroscopia en Urología

7. ¿Cuál es la principal causa de exposición del personal en procedimientos de urología con fluoroscopia, y qué medidas de protección se pueden adoptar?

La principal fuente de exposición del personal en la fluoroscopia es la radiación dispersada por el paciente, especialmente la dispersada en la superficie de entrada del haz en el paciente. Las principales medidas de protección para el personal son los delantales, pantallas y solapas plomadas siempre que sea posible. Además, también se recomienda aumentar la distancia todo lo posible, y reducir el tiempo de uso de la radiación (fluoroscopia intermitente en lugar de mantener el pie en el pedal de forma continua). Más información »

Inicio de página

8. ¿Se puede reducir de forma eficaz la exposición del personal de urología en los exámenes de fluoroscopia?

Sí, existen muchas formas de reducir al mínimo la exposición del personal de fluoroscopia a la radiación dispersa:

  • Utilizar siempre los medios de protección contra la radiación que se proporcionan con el equipo de fluoroscopia, tales como pantallas de vinilo plomado deslizantes, delantales plomados, protectores de tiroides y gafas de cristal plomado. Asegúrese de que estos dispositivos se colocan entre el paciente y la persona que se quiere proteger.
  • Reducir al mínimo posible el tamaño del haz de rayos X
  • Alejarse lo más posible del paciente.
  • Restringir al mínimo el tiempo de fluoroscopia
  • Utilizar equipos modernos con innovaciones técnicas, tales como la función de memoria de la última imagen y los modos de fluoroscopia pulsada.
  • Acercar el intensificador de imagen lo más posible al paciente y alejar el tubo de rayos X del paciente tanto como sea posible. Con estas medidas también se reduce al mínimo la dosis al paciente.

http://rpop.iaea.org/RPOP/RPoP/Content-es/InformationFor/HealthProfessionals/1_Radiology/Fluoroscopy.htm#FluorFAQ06

Más información »

Inicio de página

9. ¿Cuáles son algunas dosis típicas al personal de urología en fluoroscopia?

Hellawell et al. han estimado que para un procedimiento típico de fluoroscopia de uretra utilizando 70 kV y de 2 a 3 mA el cirujano recibe alrededor de 12 μGy en las piernas, cerca de 6 μGy en los pies, 2 μGy en los ojos y 3 μGy en las manos. Con un volumen de trabajo de 50 casos al año la dosis equivaldría a algunas decenas de puntos porcentuales del límite anual de exposición del personal. La exposición en nefrolitotomía percutánea (PNCL) sería algo mayor, pero aún así es de esperar que sea inferior a un pequeño porcentaje de los límites de dosis anuales. [Hellawell, G.O., et al., 2005].

Inicio de página

Referencias
  1. WALL, B.F., HART, D., Revised radiation doses for typical x-ray examinations, Br. J. Radiol. 70 (1997) 437-439.
  2. HART, D., WALL, B.F., Radiation exposure of the UK population from medical and dental x-ray examinations, NRPB-W4 (2002).
  3. HELLAWELL, G.O., COWAN, N.C., HOLT, S.J., MUTCH, S.J., A radiation perspective for treating loin pain in pregnancy by double-pigtail stents, BJU International 90 (2002) 801–808.
  4. BOR, D., SANCAK, T., OLGAR, T., ELCIM, Y., ADANALI, A., SANLDILEK, U., AKYAR, S., Comparison of effective doses obtained from dose-area product and air kerma measurements in interventional radiology, Br. J. Radiol. 77 (2004) 315-322.
  5. LIVINGSTONE, R.S., SHYAMKUMAR, N.K., RAJ, V.D., Radiation dose to voluntary kidney donors during renal angiography procedures, J. Radiol. Prot. 21 (2001) 371–376.
  6. HELLAWELL, G.O., MUTCH, S.J., THEVENDRAN, G., WELLS, E., MORGAN, R.J., Radiation exposure and the urologist: what are the risks? J. Urol. 174 (2005) 948-952.


Social Media

 
Copyright © 2013 International Atomic Energy Agency, Vienna International Centre, PO Box 100, 1400 Vienna, Austria