English | Español

Información para los pacientes

La radiación es parte natural de nuestras vidas. El tipo más común de radiación es la luz visible con la que vemos cosas cotidianamente. En nuestro entorno existen también formas de radiación invisible que nos llega del espacio exterior y de las pequeñas cantidades de sustancias radiactivas que se encuentran en la tierra, en el aire que respiramos, en el agua que bebemos, en el alimento que comemos y también en nuestros propio cuerpo. A éstas se las denomina radiación del fondo natural.

Una limitación de la luz visible es que no penetra en el cuerpo humano, lo cual permitiría ver lo que hay dentro.

En cambio, otras formas de radiación pueden pasar a través del cuerpo y se las puede utilizara par producir imágenes de partes interiores del cuerpo. Las más utilizadas son los rayos X.

Cuando se hace pasar un haz de rayos X a través del cuerpo proyecta imágenes a modo de sombras que los médicos pueden utilizar para ver posibles signos de enfermedad o lesión que pudieran estar presentes.

La radiación gamma, que emiten las sustancias radiactivas, es otra forma de radiación utilizada en medicina. Con esta radiación se obtiene una imagen de la zona enferma mediante un equipo conocido como gammacámara. A ciertas sustancias radiactivas, tales como el Yodo-131, se las escoge porque al tomarlas el paciente se depositan o concentran en determinados tejidos y en algunos casos en tejido canceroso.

Todas las formas de radiación, incluyendo la luz visible y las formas invisibles, tales como los rayos X y la radiación gamma, etc., producen algunos efectos en el tejido que absorbe la energía de la radiación. El efecto habitual de la luz visible, especialmente la del sol, es el de la piel. Dado que los rayos X y la radiación gamma son más penetrantes, sus efectos se pueden producir en órganos y tejidos del interior del cuerpo. Si se emplean altas dosis de radiación, los efectos de la misma se pueden utilizar como tratamiento del cáncer, es decir la radioterapia.

La cantidad de radiación que recibe un paciente en una exploración o tratamiento se conoce comodosis de radiación. Se mide en unidades sievert (Sv). En exploraciones de radiodiagnóstico la dosis es un a pequeña parte de un sievert is se expresa en milisieverts (mSv).

Sirva de referencia que, según el Comité Científico de las Naciones Unidas sobre los Efectos de la Radiación Atómica, la radiación del fondo natural, a la cual estamos todos expuestos, proporciona a cada uno de nosotros una dosis anual de 2,4 millisievert (mSv) (dosis promediada en todo el mundo).



 
Copyright © 2013 International Atomic Energy Agency, Vienna International Centre, PO Box 100, 1400 Vienna, Austria