English | Español

Estudio del OIEA sobre las cataratas

RELID cataract study

Actividad del OIEA sobre la Evaluación retrospectiva de las lesiones del cristalino y de las dosis (RELID)

El cristalino del ojo es uno de los tejidos más sensibles a la radiación. Se ha demostrado la existencia de cataratas radioinducidas entre el personal que trabaja en las salas de radiología intervencionista [ICRP 85; Vano et al., 1998]. Una serie de estudios sugieren que puede haber un riesgo significativo de opacidad del cristalino en poblaciones expuestas a bajas dosis de radiación ionizante. Estos estudios incluyen a pacientes que se someten exploraciones de CT [Klein et al., 1993], astronauts [Cucinotta et al., 2001; Rastegar et al., 2002], técnicos radiológicos [Chodick et al., 2008] pacientes tratados con radioterapia [Hall et al., 1999] además de los datos sobre los supervivientes de bombas atómicas [Nakashima et al., 2006; Neriishi et al., 2007] y de aquellos que resultaron expuestos en el accidente de Chernobyl [Day et al., 1995]

Estas observaciones atañen claramente a las personas que trabajan en las salas de radiología intervencionista. Los médicos intervencionistas y el personal sanitario (enfermeros y, en cierta medida técnicos en radiología) permanecen cerca de la fuente de rayos X y en un campo intenso de radiación dispersa, durante varias horas al día mientras se realizan intervenciones. En condiciones normales de trabajo, si los dispositivos de protección radiológica no se utilizan sistemáticamente, puede llegar a ser alta la exposición de los ojos de los médicos intervencionistas a los rayos X y del personal sanitario que trabaja en las salas de cateterismo y de intervencionismo.

Hasta ahora las cataratas se consideran como un efecto determinista con umbral. La Comisión Internacional de Protección Radiológica (ICRP) y el Consejo Nacional de Protección Radiológica (NCRP) de EE.UU. han publicado valores de umbrales de dosis para opacidades detectables, de 5 Sv recibidos en exposición prolongada, y de 0,5 a 2 Sv para exposición aguda.

La ICRP ha revisado los datos epidemiológicos recientes y ha emitido un comunicado tras su reunión del 21 de abril de 2011.

De acuerdo con esta declaración, el umbral de dosis absorbida en el cristalino del ojo se considera actualmente de 0,5 Gy. Las estimaciones indican que las dosis acumuladas que reciben los médicos intervencionistas y algunos miembros del personal sanitario durante su vida profesional pueden superar estas normas aceptadas internacionalmente en la actualidad a menos que se adopten medidas concretas.

La ICRP declaró en sus recomendaciones de 2007 [ICRP 2007], tque ''se esperan nuevos datos sobre la sensibilidad de los ojos a la radiación relacionados con la deficiencia visual... dada la incertidumbre existente sobre este riesgo, se debe hacer especial hincapié en la optimización, en situaciones en las que se exponen los ojos". actions.pdf">declaración sobre las reacciones de los tejidos sigue recomendando que la optimización se lleve a cabo en cualquier situación que implique exposición y para cualquier nivel de exposición.Recientemente se han presentado informes de alteraciones subcapsulares posteriores del cristalino detectadas en el personal de descontaminación de Chernobyl, alteraciones que son típicas de las exposiciones a la radiación, con un umbral en la relación entre dosis y efecto significativamente inferior a 1 Gy, [Worgul et al., 2007]. Estos hallazgos no son compatibles con el umbral para “opacidades detectables” por exposiciones prolongadas de 5 Gy que dio la Comisión Internacional de Protección Radiológica (ICRP) en 2000 y 2007 [ICRP 2000, ICRP 2007]. ]. Sin embargo, estos datos concuerdan con el nuevo umbral de 0,5 Gy para la opacidad detectable del cristalino propuesto en la reciente declaración de la ICRP.

Desgraciadamente, no está suficientemente extendido entre los médicos intervencionistas el uso regular y adecuado de los dispositivos de vigilancia personal. En las encuestas realizadas por el OIEA en diversos cursos de capacitación, en las que participaron cardiólogos de más de 56 países, las respuestas revelan que sólo el 33-77% de los cardiólogos intervencionistas utilizan regularmente sus dosímetros.

El OIEA inició en 2008 un estudio a nivel internacional llamado RELID (Evaluación Retrospectiva de las Lesiones del cristalino y de las Dosis). Se ha llevado a cabo una serie de exámenes de prueba de los ojos.

En Abril de 2011 la ICRP ha emitido una declaración reduciendo el límite de dosis para el cristalino en casi 8 veces



Social Media

 
Copyright © 2013 International Atomic Energy Agency, Vienna International Centre, PO Box 100, 1400 Vienna, Austria